CARIDAD

Algunos de nuestros Ejemplos de Caridad en Argentina:

¿Que es la caridad?

  • Es el sentimiento de amor llevado a la práctica, aquel que impulsa la solidaridad y la fraternidad con los semejantes.
  • Es el verdadero amor sentido al prójimo, demostrado por la acción.
  • Es el auxilio al necesitado, es el pensamiento benevolente, es voluntad creadora.
  • Es dar sin esperar nada a cambio, desinteresadamente.

La práctica de la Caridad

La práctica de la Caridad abre nuevas puertas, fisuras en nuestro egoísmo y vemos nuevas posibilidades de asistencia donde antes era indiferencia o repulsión.

La Caridad nos modifica interiormente y abre la conciencia liberándonos. Sin libertad interior no es fácil llegar a detectar las oportunidades de avanzar mediante la Caridad. Nuestra mente egóica construye distintas ilusiones auto justificándonos, evadiéndonos de la realidad para seguir sintiéndonos bien al pasar de largo, preservando nuestra comodidad, extralimitándose en sus funciones de conservación. La pereza, avaricia, egoísmo, inseguridades, etc. suelen ser los frenos mas frecuentes para practicar la Caridad, sin incomodar nuestra conciencia.

El estudio nos ayuda a detectar las oportunidades, la voluntad nos brinda la posibilidad de resistirnos a nuestras inclinaciones y la Caridad nos transforma con cada acto consciente, facilitando el terreno para que la siguiente vez nos sea más fácil actuar correctamente hasta alcanzar nuestra completa transformación interior. Cuando la Caridad sea la expresión natural de nuestro espíritu sublimado.

Para corregirnos necesitamos un acto de conciencia, un acto que involucre nuestra voluntad y de forma consciente combata nuestras inclinaciones egoístas.

Todo acto que nos reforme interiormente es Caridad y supone un avance en el universo tanto exterior como interior nuestro. Por eso dijo Jesús (Lucas 15,7): “…habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por 99 justos que no tengan necesidad de conversión.” Cada cambio nuestro es sentido y celebrado por nuestros guias espirituales y es fruto también de su esfuerzo por ayudarnos.

Contra la pereza la Caridad nos pide que empujemos, nos levantemos y trabajemos por los demás.

Contra la avaricia y envidia la Caridad nos pide que compartamos lo nuestro y nos entreguemos abnegadamente.

Contra los vicios materiales la Caridad nos pide que empleemos nuestras energías con virtud, no derrochándolas ni saturándolas, para sensibilizarnos y poder conectar emocionalmente y espiritualmente con los demás, la creación y con Dios.

Contra el orgullo la Caridad nos pide humildad, contra los sentimientos de inferioridad el arrepentimiento, la humildad y la entrega.

Contra la ira la Caridad nos pide sentido de justicia, discernimiento.

CARIDAD: AMOR Y DISCERNIMIENTO

Caridad es actuar con amor y discernimiento.”Actuar” porque implica una acción que repercute en toda la creación incluyendo nuestro interior transformándolo, rompiendo las cadenas materialistas forjadas en decisiones egoístas. “Amor” porque él es la fuerza viva del universo que todo lo llena, esencia del fluido cósmico universal gracias al cual todo existe por la voluntad del Creador.”Discernimiento” porque sin reflexión, mal podemos ayudar a los demás cayendo en el error.

Sin discernimiento una madre actuando por amor puede ser a veces demasiado permisiva con sus hijos. Sin discernimiento no vemos cuando se aprovechan injustamente de nosotros. El discernimiento nos permite seguir actuando con Caridad en estas situaciones.

No es Caridad permitir que el prójimo siga en el error callándonos, egoístamente, para no causarnos algún tipo de problema. Jesús en el Templo no permitió que los mercaderes siguieran con sus actividades inapropiadas para lugares de recogimiento y adoración como es El Templo, e impuso su firme voluntad sobre los mercaderes para que dejaran de ofender a Dios, con toda seguridad haciendo un ejercicio de Caridad, aunque pagando el precio de la incomprensión, como se ha demostrado en los escritos que quedaron de aquel episodio del Evangelio y que dan una imagen de Jesús demasiado enérgica.

Es necesario el discernimiento para no desperdiciar nuestras energías cuando simplemente un acto de paciencia puede ser lo más indicado. Los espíritus nos recuerdan a menudo que no pueden permanecer mucho tiempo cerca de nosotros si luego no les escuchamos, deben partir para ayudar a quien sí escucha y esperan amorosamente el momento de cada uno para volver siempre atentos.

La atención y el discernimiento también es necesario para practicar Caridad no-actuando. La Caridad puede ser de pensamiento, acto o palabra. Caridad es no pensar, decir, o hacer algo que pueda herir a los demás.

Siempre que no participamos de la crítica innecesaria tenemos Caridad, hacia el prójimo y evidentemente también Caridad hacia nosotros mismos al ir en contra de un impulso negativo de nuestro interior. La Caridad es opuesta al egoísmo. Mientras que el egoísmo nos esclaviza con sus lazos materiales, sofisticando nuestra personalidad, buscando soluciones para nuestras inseguridades mediante posesiones materiales o sociales, la Caridad nos va liberando de todo ello y nos permite junto a la humildad el conocimiento de uno mismo.

Con Caridad hacemos el mundo mejor, empezando por nosotros mismos y practicando el ejemplo que nos dió Jesús.

Sin Caridad no hay evolución moral, de aquí la famosa frase que Allan Kardec nos dejó: “Fuera de la Caridad no hay Salvación”.

Compartir:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Orkut
  • blogmarks
  • PDF
  • Print

Una respuesta a CARIDAD

  1. Rosa Maria dijo:

    Hola, una hermosa reflexión.
    Me agrada muchísimo su enfoque
    Éxitos! y la Paz del maestro Jesús este con todos.
    Saludos desde Honduras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>